Foto centauri

Bienvenid@ al universo de la fotografía y vídeo

Mucho está dando que hablar los problemas de calentamiento de las nuevas full frame sin espejo, la Canon R5 y Canon R6.

Desde que se supo que tenían una limitación a la hora de grabar, son muchos los curiosos que están poniendo a prueba la cámara de mil maneras para ver en qué situaciones se calienta la cámara y deja de funcionar.

Diferentes pruebas han constatado que una de las causas del calentamiento está ligada estrechamente al almacenamiento interno con CF-express o tarjetas SD:

  • Transferir archivos de la cámara al ordenador también calienta: Tomislav Moze llenó la CF-express con 256gb de datos y al pasarlos al PC, la R5 ya no dejaba utilizar ningún modo de vídeo HQ
  • Grabar externamente sin una tarjeta dentro de la R5 amplía el tiempo de uso de los 45min (con tarjeta) hasta las 3-4 horas (No Life Digital)
  • Conectar la cámara por Wifi también produce problemas de calentamiento aún sin tomar ninguna foto o vídeo, llegando incluso a apagar la cámara (EosHD).

Era sólo cuestión de tiempo que algún entusiasta (con mucho dinero) se arriesgara a destripar una R5 y ver por dentro qué tal es el sellado y la disipación de calor.

Interior Canon R5
Canon R5 abierta en canal

En EOSHD y en la web china Baidu han desmontado una Canon R5 para ver lo que hay dentro y sus conclusiones son las siguientes:

  • Las almohadillas térmicas (los dos cuadros blancos que se ven en la foto) no cubren la CPU en su totalidad, dejan al descubierto la parte central (la que más se calienta) lo cual aumenta el calor.
  • Hay una pequeña placa encima de las almohadillas térmicas que las separa de la 2º placa base de la tapa, la cual reduce la disipación del calor hacia el cuerpo.
  • Algunas piezas para disipar la temperatura son de aluminio en vez de cobre (el cobre disipa mucho mejor el calor).
  • La ranura para tarjetas CFexpress se calienta mucho y además está muy cerca del procesador principal.
  • La CPU no tiene pasta térmica para dispar el calor, tan sólo unas almohadillas térmicas compartidas con la memoria RAM, la cual también se calientan mucho y pasan el calor de la RAM a la CPU.
  • Lo lógico sería que cada memoria RAM y CPU tuvieran superficies térmicas independientes.
  • Sí se utilizan disipadores de calor en otras partes de la cámara, como en el visor electrónico (modelo Sony ECX339a) o alrededor de las 4 memorias de alta velocidad que hay alrededor del procesador de imagen.
  • La cámara en ningún momento muestra la temperatura en grados ºC, tan sólo muestra un texto con el estado de la temperatura, por ejemplo "normal".
  • Tras varios test de temperatura con un lector externo acoplado, la CPU no supera los 47º (una CPU moderna puede llegar hasta los 95º) y aún así la cámara mostraba avisos de temperatura.

Con estos resultados, todo apunta a que con el actual diseño de hardware (muy mejorable parece ser), la Canon R5 es capaz de dar más de lo que actualmente nos ofrece.

Es inevitable preguntarse cuál es la estrategia de Canon con el lanzamiento de la nueva Canon R5.

  • ¿Realmente se calienta tanto como para tener que limitar las funciones?
  • ¿Hay un límite intencionado en el firmware para capar las funciones de la cámara y así no hacer "sombra" a otros modelos de la marca (gama EOS Cinema)?
  • ¿Se aumentarán estos límites en futuras actualizaciones de firmware?
  • ¿Por qué se utiliza una almohadilla térmica para unir la memoria RAM con 2/3 de la CPU (empeorando el problema) y sin utilizar pasta térmica?
  • ¿Por qué no se utilizan los mismos disipadores que hay en otras partes de la cámara con la CPU?

Con todo, parece una decisión intencionada tanto de diseño de hardware como en software para limitar las capacidades de la Canon R5, la cual es una excelente cámara de fotos, pero que sin embargo la mala campaña de marketing con el vídeo puede pasar factura.

Publicar comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *.